Reclaman una mejor gestión de los fondeaderos en la Bahía de Algeciras

El presidente de Aesba, Manuel Piedra, asegura que la APBA está dando prioridad en ellos al bunkering debido a la saturación y enviando a atraques, con mayor coste, otros tráficos

El presidente de la Asociación de Empresas de Servicios de la Bahía de Algeciras (Aesba), Manuel Piedra, aseguró ayer que “el tráfico de bahía está muriendo de éxito”

por la saturación en los fondeaderos que está suponiendo la prioridad de fondeo para el suministro de combustible frente a otros servicios, como reparaciones o recogida de lavazas.

El colectivo reclamó a la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA) que se celebre una Comisión de Bahía en la que abordar el tema para que cambie la gestión de los fondeaderos hasta que se consiga el antepuerto donde puedan esperar los barcos hasta atracar.

En la Bahía de Algeciras hay cuatro zonas de fondeo, dos frente a Cepsa y Acerinox (A y B) y otro frente a Isla Verde Exterior (C), que normalmente se utilizan como zonas de espera para el atraque en los concesionarios que hay delante. El cuarto (D) es el dedicado a servicios y está frente a la punta de San García. Manuel Piedra explicó que desde hace cinco o seis meses, la comisaría de la APBA está dando prioridad de fondeo en el Delta a buques que van a hacer operaciones de bunkering, y que el resto los envía a atraque.

“Esto está suponiendo una imagen pésima para el puerto y una incongruencia con lo que promocionamos tanto Aesba como Comport y la propia APBA en las misiones comerciales. Porque en ellas les vendemos que hay tres días de fondeo gratis y al llegar, la diferencia de precio del fondeo al atraque hace que prácticamente estemos invitando al armador a irse o, si se queda, sienta que le estamos engañando”, explicó.

Y ofreció cifras de un ejemplo de ello. Un barco que va a permanecer en el puerto cinco días pagaría en fondeo 2.390 euros en concepto de tasas y practicaje, si se le envía al dique exento pasaría a pagar 26.370 euros (que incluyen remolque y amarre), y si se le manda a Campamento, los costes ascenderían a 44.370 euros. Además, estaría la facturación a las empresas locales que le presten servicios que, bunkering aparte, puede suponer más de 60.000 euros de facturación entre gabarras, taxis, hoteles, certificados, talleres o suministros, entre otros servicios. Piedra recordó el estudio de la Universidad de Cádiz que indicaba que por cada barco que recala en la bahía se daba empleo a 1,5 personas en la comarca.

“El bunkering siempre fue una cuestión de tiempo y de precio. Con las instalaciones de almacenamiento en tierra, la presión sobre las gasolineras flotantes y la eliminación del famoso arancel del 3,5% a los productos petrolíferos, conseguimos ofrecer más bunkering que Gibraltar. Pero eso al final está matando de éxito el resto de los tráficos en bahía por la gestión de los fondeaderos”, lamentó Piedra, que abogó por que se envíen fuera de la bahía a los barcos que estén esperando atraque y que el practicaje sea obligatorio en todos los fondeaderos, que ahora no lo es en el Delta, y aseguró que se pierde ocupación.

Así, Piedra indicó que los principales afectados por la decisión de dar prioridad al bunkering sobre otros tráficos son los servicios de reparaciones, que se ven encarecidos con las cantidades antes mencionadas, además de los costes del transporte por barco al dique exento, por ejemplo, si se coloca allí; y también un nuevo tráfico que desde la explosión de los tanques de Nature Port Facilities en Gibraltar ha sufrido un enorme auge en Algeciras, que es el de recogida de lavazas. El presidente de Aesba contó que en 2014 hubo 101 solicitudes de recogida de lavazas, que es la limpieza de los tanques de un petrolero cuando cambia de flete, que son residuos Marpol I.

“Solemos vender la bahía como una estación de servicios donde los barcos normalmente no vienen sólo a hacer bunkering, como en Gibraltar, o nunca vienen sólo a una reparación porque luego probablemente también tome combustible, pero la imagen que estamos dando ante los armadores por las decisión de dar prioridad al bunkering está haciendo que los tráficos de bahía mueran de éxito”, lamentó Piedra, que reclamó a la APBA que convoque la Comisión de Bahía que pidieron hace cuatro meses, que es una subcomisión del Consejo de Navegación, para abordar este problema.