Aesba alerta del desvío de escalas en España por la falta de suministros y la imposibilidad de prestar los servicios a los buques

«El conflicto debe resolverse cuanto antes. No podemos estar parados y no nos dejan entrar en el Puerto», explica Manuel Piedra

Las empresas de servicios del Puerto de Algeciras ven seriamente resentida su actividad desde el inicio de los paros en el sector del transporte, que alcanzan este viernes su décimo segunda jornada. La Asociación de Empresas de Servicios de la Bahía de Algeciras (Aesba) estima una pérdida de facturación de 1 millón de euros desde el pasado 14 de marzo, el primer día de las movilizaciones. Y la cifra sigue creciendo.

«No podemos ni subir tomates para la tripulación de un barco. Estamos muy afectados por esta situación y este conflicto debe resolverse cuanto antes», lamenta Manuel Piedra, presidente de Aesba. La organización empresarial agrupa a 160 compañías que ofrecen servicios como avituallamiento de víveres para las tripulaciones, reparaciones o limpiezas, entre muchas otras prestaciones.

Piedra coincide con el presidente del Puerto, Gerardo Landaluce, en lo delicado de la situación porque los efectos del paro durarán más allá de la vuelta de los camioneros a las carreteras. «Todo el tráfico rodado que tenga que ver con la entrada del Puerto hacia adentro está parado. Pero, además, hay barcos que ya están desviando sus escalas de puertos españoles para recibir el avituallamiento o reparaciones en otros países para proseguir con su navegación. Las pérdidas, por tanto, son incalculables», reconoce el presidente de Aesba.

La asociación apunta que los primeros días de inactividad en muchas compañías por la ruptura de la cadena logística se han suplido con tareas de limpieza o mantenimiento. «Pero llega un momento en que sobra tiempo», resume.

Tampoco se pueden efectuar reparaciones con piezas que provengan de las plataformas de recambios (salvo estocaje) mientras que el suministro de carburantes (búnkering) se mantiene gracias a que el combustible llega por oleoductos. Aunque el suministro de gasóleo se ha reducido en el conjunto del país entre un 22 y un 30%, según Piedra.

«Hablamos de mucho dinero y las cuentas de las empresas se resienten. El país está parado por una minoría de transportistas de la llamada Plataforma Nacional. Quienes no la integran también han parado por miedo a los piquetes», protesta Piedra.

El presidente de Aesba explica que en el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC), cuya composición se renueva cada cuatro años, no están presentes los autónomos y pymes que llevan dos semanas liderando las movilizaciones «porque no tienen un número suficiente de representación». Algo que contrasta con la tesis de la plataforma, desde la que se subraya que son «mayoría» de transportistas del país.

«Sin embargo, este colectivo ha parado y nos obliga a estar parados. No se prestan ni unos servicios mínimos y no nos dejan entrar en el Puerto», prosigue Piedra.

Para Aesba, la rebaja del precio del gasóleo de 20 céntimos pactada en la madrugada de este viernes es positiva y se une a las previstas en el Real Decreto aprobado por el Gobierno que, entre otras facultades, permite actualizar el precio de los servicios si suben los carburantes. «Además, hay 1.200 euros de ayuda por camión. Está bien. Pero se puede hacer más», apunta Manuel Piedra.

Aesba propone como una posible alternativa una autorización transitoria para consumir gasóleo B en el transporte, cuyo precio es 50 céntimos inferior al gasóleo A (de automoción).

FUENTE: EUROPASUR